RECORDEMOS LO ESPECIALES QUE SOMOS

6 julio, 2018 0 Por Teresa

Usamos la CNV para autoevaluarnos de manera que promuevan el crecimiento y no el rencor hacia uno mismo.

Recordemos lo especiales que somos

¿Cómo llegamos a saber lo especiales que somos?

¿Cómo descubrir la importante y sutil  razón por la que nacimos ser humano y no silla?

Nuestros conceptos negativos de nosotros mismos nos impiden ver nuestra propia belleza, perdemos conexión con la Energía Divina (Dios) que es la fuente de nuestro ser. Si reemplazamos la violencia hacia nosotros mismos por compasión, podremos vernos como ser humano.

¿Cómo?

Haciendo cualquier cosa que conduzca al enriquecimiento de la vida.

Ejemplo; Saber autoevaluar y evaluar los hechos tal y como son. Lamentablemente, nos han enseñado a evaluarnos de una manera que a menudo contribuye más a fomentar el rencor hacia nosotros mismos que a aprender. Pág. 132.

Usamos la CNV para autoevaluarnos de manera que promuevan el crecimiento y no el rencor hacia uno mismo.

Actividad: pedir a los participantes que recuerden alguna ocasión reciente en la que hicieron algo que preferirían no haber hecho… en el lenguaje habitual se llama “ una equivocación”, “un error”

Frases típicas:

  • ¡Qué tonta/o fui!
  • ¡Cómo pude hacer una cosa tan estúpida?
  • ¿En qué estaba pensando?
  • ¡Siempre meto la pata!

A estas personas les enseñaron a autoevaluarse: la forma en la que se reprochan a sí mismos lleva implícita que merece sufrir por lo que hicieron.

Es trágico, que ante equivocaciones que cometemos, en vez de beneficiarnos de lo que nos revela que son nuestras limitaciones y nos guían hacia el crecimiento personal, nos quedamos enredados en un sentimiento de odio hacia nosotros mismos.

La vergüenza es una forma de odio hacia la propia persona, y las cosas que se hacen como reacción ante la vergüenza no son actos libres, ni alegres.

Aunque nuestra intención sea comportarnos con más amabilidad y sensibilidad, si los demás perciben que detrás de nuestras acciones hay vergüenza o culpa, es menos probable que aprecien lo que hacemos, que si nos sentimos motivadas puramente por el deseo humano de contribuir a la vida. Y ese deseo llega cuando nos damos la oportunidad de ser honestas con nosotras mismas, tanto para poder“elegir”nuestra expresión o nuestra acción.

Hay una expresión que solemos usar para autoevaluarnos que es:Deberías de…. Tendrías que… Ejemplos; No deberías haber hecho eso, o deberías haberlo hecho. Aquí hay violencia hacia mí y hacia los demás.

Cuando la usamos con nosotras mismas, la mayoría de las veces nos resistimos a “aprender”, la expresión implica que no hay otra opción.

Y, para eso hay una herramienta que el Doctor Marshall B.R nos mostró y son cuatros zonas que nos tenemos que revisar cada vez que entremos en conflictos con nosotros mismos o con los demás.

Observación: cuando veo o escucho …………………………………..

Me siento…………………………………………………..

Porque necesito……………………………………….

Y pido………………………………………………………….